Los 3 Métodos más Fáciles para Hacer un Fuerte Duradero

La construcción de fuertes, guaridas y casitas no es un juego cualquiera. Forma parte del desarrollo saludable de los niños. Para ellos, un fuerte es un espacio que constituye un mundo dentro de su mundo. Un lugar donde se encuentran cómodos, lo sienten como propio y les permite encontrarse consigo mismos.

Suelen empezar a hacer sus pinitos entorno a los 3-4 años, la edad del juego simbólico. Alrededor de los 5-6 años mejoran sus habilidades para la creación de estos espacios especiales que además tienen sus reglas, códigos de conducta y representación de los roles de los adultos.

Una forma tradicional de hacerlos es utilizando sábanas, cajas de cartón y telas, aunque si el fuerte es para exterior también se suelen utilizar materiales como cuerdas, tablas, ramas, palos o piedras.

Sin embargo, existen otras opciones que facilitan mucho la labor, aparte de que permiten construir fuertes duraderos. Vamos que no se desmoronan a las primeras de cambio. ¡Y sin perder ni un ápice de creatividad y diversión! A continuación, te voy a mostrar algunas de ellas. ¡Vamos allá!

¿Cómo hacer un fuerte duradero? Los 3 métodos

Método 1: Bloques de cartón

Los bloques de construcción es uno de los mejores juguetes para estimular el juego creativo, el cual se considera esencial para el desarrollo social, cognitivo y emocional del niño. Le facilita la comprensión del mundo que le rodea y cómo encajan en él.

Estos bloques están hechos de cartón y son encajables como los bloques de Lego. Por supuesto, son ligeros, pero a su vez resistentes. Lo bueno es que permiten al niño crear distintas construcciones habitables como fuertes, castillos, casitas…

Una de las marcas más reconocidas de bloques de cartón es Gigi Blocks. Cuenta con distintos packs. Desde packs con piezas especialmente diseñadas para construcciones específicas hasta packs para la construcción libre. Eso sí, todos ellos son compatibles entre sí, es decir, todas las piezas encajan unas con otras.

Los bloques de Gigi Blocks están disponibles en dos tamaños: XL y XXL. Los bloques XL miden aprox. 13,5 x 6,5 x 8,4 cm. En cambio, los bloques XXL miden aprox. 19,5 x 9,8 x 12,5 cm.

La verdad es que hacer construcciones con ellos es de lo más fácil y divertido. Lo único es que al estar hechos de cartón, están pensados para jugar en interiores. En exteriores podrían estropearse con relativa facilidad.

Método 2: Bloques de construcción gigantes

Son como los bloques de cartón que acabamos de ver, pero de plástico. Lo bueno de este tipo de bloques es que son muy resistentes y duraderos. Ideales para usar en exteriores, aunque también los podrás usar dentro de casa.

Los hay de diversos tamaños, aunque una medida de referencia podría ser 33 x 55 x 42 cm. Como verás, son más grandes que los bloques de cartón. De todas formas, es posible que haya que comprar más de un pack para poder construir un fuerte funcional.

Método 3: Blaster Boards

Son una especie de placas de plástico interconectables entre sí a través de conectores. Son apilables y mucho menos voluminosas que los bloques de plástico o de cartón, por lo que no requieren de mucho espacio para guardarlas.

La verdad es que son muy versátiles y ofrecen infinitas posibilidades de diseño y construcción. Asimismo, se pueden usar tanto en interiores como en exteriores.

Lo único a tener en cuenta es que las placas son muy ligeras, por lo que si se va a jugar en el exterior, no estaría de más anclar las construcciones de alguna forma, sobre todo en días de viento.

Extra: Tiendas de campaña

Las tiendas de campaña para niños no es un método propiamente dicho, ni se construye un fuerte como tal, pero sí se crea un espacio propio para el niño, aparte de que nos pueden sacar de más de un apuro. Además, se pueden utilizar tanto dentro o fuera de casa, por lo que resultan bastante versátiles.

Los beneficios de construir fuertes

Este juego tiene numerosos beneficios en el desarrollo del niño. Entre los más destacados están:

  1. Promueve el desarrollo y puesta en práctica de la creatividad y la imaginación.
  2. Contribuye a la madurez, autoconfianza e independencia debido a que el niño toma decisiones respecto a la construcción, diseño, materiales a emplear, disposición del espacio o uso que dará al fuerte.
  3. Favorece el desarrollo de habilidades cognitivas como la planificación y la resolución de problemas.
  4. Estimula la motivación al logro. La culminación de la construcción del fuerte resulta una fuente de satisfacción personal.
  5. Cuando la construcción es en grupo, resulta una actividad excelente para mejorar las habilidades sociales y el sentido de cooperación.
  6. Se practica y mejora la motricidad fina y gruesa.

Construir un fuerte es uno de los mejores juegos a los que podemos jugar juntos padres e hijos. Es divertido y beneficioso para ambos, a la vez que reforzamos el vínculo emocional. Solo hace falta elegir el método y ponerse manos a la obra.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 3 Promedio: 5)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Otros artículos que te pueden interesar

Digiprove seal Copyright secured by Digiprove

Deja un comentario